lunes, 15 de agosto de 2011

Vuelven las curvas


Amparado por las etiquetas Reflexión y Rol (no sé para qué demonios sirven si nadie las hace caso), rellené hace poco uno de los innumerables huecos que había producido en este blog el desfase horario originado por los problemas de mi viejo ordenador. 

La entrada de marras se titulaba ¿Hace una curva?, y en ella charlaba a mi manera sobre ese cáncer que a mi modo de ver sufrimos los mortales en nuestro humilde transitar por los mundos de Dios, el mismo que nos impide disfrutar de casi nada como no se lleve un máster colgado del cuello, reconocible, vamos, y trataba de arrimar la generalidad de mi exposición (se ve que infructuosamente) al minúsculo marco que acota nuestra común afición por los Juegos de Rol (de aquí la etiqueta Rol bajo el texto), pues he comentado demasiadas veces que soy de la opinión de que nuestro mundillo no es tan diferente a los otros, ni tan ajeno a las dinámicas que afectan a la sociedad en su conjunto, como algunos pretenden hacernos creer.

El caso es que por fortuna reparto mi ocio entre actividades menos cerradas que la nuestra (otro día me despacho a gusto al respecto), y una de ellas, como es sabido, es el seguimiento de la F1, ámbito en el que sí es necesario disponer de la mayor cantidad de mimbres técnicos posibles para poder paladearlo como se merece, porque en él, la máquina es un factor determinante.

Huelga decir que aprendo mucho leyendo o escuchando las contribuciones de gente bien formada y preparada que no tiene reparos en remangarse los pantalones para intentar explicar a los que sabemos poco y queremos conocer más, aspectos muy complicados de la F1 que sí son indispensables y nos hacen falta a todos...

Pero ¡alma de Dios!, en los Juegos de Rol, la parte mecánica ni es tan difícil de manejar ni tiene un peso tan grande como se quiere dar, salvo que la intención al remarcar su extrema importancia estribe precisamente en enfatizar una impostura de tamaño colosal, pues los mismos gurúes que esgrimen desde sus refinados paldares las coño curvas o cualquier otra chorrada para tumbar cualquier producto, suelen atiborrarnos la cabeza con saludables pensamientos enfocados a abrir la afición a la mayor cantidad de público posible.

¿Se puede disfrutar de la literatura, el arte, el cine, los cómics, la F1, los JdR, etcétera, sin tener pajolera idea? Pues sinceramente creo que sí, y espero que no me quemen en plaza pública por decirlo. ¿Conviene mejorar el criterio enfocado a ese disfrute? Desde luego, pero sin que ello suponga un límite artificial para cribar a los buenos aficionados, pata negra, de la molesta y modesta turba que parece no tener derecho a nada, y menos aún, si los gurúes de antes, armados con sus artificios pseudo científicos, suponen una muestra irrelevante de la afición por la que dicen hablar, que además no se moja a la hora de mejorar realmente el cotarro.

Las etiquetas de hoy son Reflexión y Rol. Lo menciono para que quede claro.

4 comentarios:

Delfos dijo...

No hay que ser especialista en ninguna afición para disfrutarla, está claro. A mí me encanta la F1 pero no tengo mucha idea de mecánica (lo poco que recuerdo del instituto, que es bien poco). El Rol, como la F1 o cualquier otra afición, requiere cierto interés por parte de los que van a disfrutarla... ese interés, si solo se queda en interés, te permite disfrutar de la afición que sea y ya.

Si eso es lo que buscas genial, si buscas disfrutar en profundidad de cualquier afición, creo que sí que tienes que entender los mecanismos básicos de cómo funcionan. En el rol no más que en cualquier otra afición... no sé, quizás resulte hasta más sencilla que otras, inténtale explicar a tu novia un fuera de juego o un penalti... quizás te cueste más que explicarle las clases de PJ de X juego.

Vaya chapa he soltado, es que tengo mono de blog xD

Avatar dijo...

Sé exactamente a qué/quién te refieres. Al respecto sólo diré que ¿dónde está un recio y fornido moderador de la Cloaca Maxima cuando se le necesita? Jose, acelera, que cuanto más rápido vas, más divertido es ver cómo se estrellan los insectos en el parabrisas ;)

Jose Tellaetxe Isusi [AK-47] dijo...

Buenas tardes.

Delfos ;) Creo como tú, que ante la posibilidad de disfrutar hay que primar el disfrute, porque como te líes la manta a la cabeza a teorizar, ni te metes en una piscina, no sea que no domines las constantes de viscosidad y temperatura del agua, y te ahogues XDDDDDD

Avatar ;) Me refiero a esos y a otros, que hay pa'tós XDDDDD Es que manda huevos que sean tres y un cascabel y vengan maximizando criterios que sólo les pone cachondos a ellos, como si los demás fuésemos gilipuertas XDDDDD

Un abrazote

Jose

Abe dijo...

Ja, ja, ja... leyéndote me viene a la cabeza el cuento del traje del Emperador. ¡Cuántos Emperadores se empeñan en hacernos creer que su traje es el más chulo de todos!