miércoles, 9 de febrero de 2011

Todos para uno y uno para todos


Se duele Avatar en El Opinómetro (con razón, como siempre), de que el buenismo imperante en nuestro minúsculo grano en el culo del mundo (perdóneseme la expresión y léase en el mercadillo de los Juegos de Rol) no tiene redaños suficientes para responder en consonancia a como hace otras veces ante una propuesta en la que él ha intervenido y a la que ha contribuido a dar forma y contenido.

Aunque pueda parecer lo contrario, hablo poco de la editorial que se supone dirijo con la ayuda inestimable de aquellos que atendieron mi invitación a inmolarse por apenas nada.

Ludotecnia da miedo. Lo he comentado repetidas veces y procuro por ello no abusar de su sagrado nombre en un lugar, éste, consagrado a mis personales avatares (con minúsculas), y lo produce porque nadie entiende todavía que se haya prolongado más allá de sus supuestas fronteras temporales gracias a que sus integrantes son capaces de asimilar que forman parte de una unidad compuesta por átomos de materia inteligente que se solapan y potencian gracias a un trabajo que busca la sintonía y el énfasis respetuoso.

Los autores escriben; los correctores corrigen, menguan o agrandan; los primeros retoman, dan consentimiento o pelean cada línea; los correctores atienden las quejas o defienden cada modificación buscando el consenso, pasando después el pedido a la primera línea del frente. El maquetador se queja al corrector pero habla de tú a tú con el autor; busca el justiprecio en la ganancia de una línea o  en la pérdida de una sílaba que sobra o que falta; plantea alternativas y sale como puede adelante porque el escritor entiende que una duda o una alternativa que llega a su buzón a las 03:00 de la madrugada es tan respetable como cada minuto que ha invertido él en escribir su texto. Por último amanecen en el cielo los dibujantes y portadistas, con la encomienda de bruñir lo que tienen delante como si les fuera la vida en ello...

Ludotecnia produce miedo porque da la sensación de que no lo tiene. Y así vamos, y así nos responden. Va en la soldada. El silencio es un buen síntoma de que las cosas están en su sitio y de que así seguirán yendo porque funcionamos por capas permeables e ininteligibles mientras nos divertimos. El resto, sinceramente, no me preocupa lo más mínimo aunque tan sólo haya jugado a rol un puñado de veces. Sé que estoy bien rodeado y que eso es lo que realmente importa.

4 comentarios:

csm dijo...

A ver Josetxu, que nos conocemos, que eres un multitarea de libro
-osea, un creativo polifacético buenísimo [No "buenismo"]-, ¿la ilustración de esta entrada es tuya?.
Si es así: ¡Joooopé! ¡qué pa-sa-da!
Impactante. Me ha gustado muchísimo.
Y,por supuesto, felicidades al equipo; al "todos" y al "uno". No es de extrañar que levantéis ampollas.
Un besote

alberto_orco dijo...

Todos para uno... y uno compró 25 litros de vaselina ... XD XD XD

Bromas procaces aparte, cuando lo que domina el trabajo de un grupo es la ilusión por obtener un producto digno y dignificante, los resultados se hacen notar por sí solos.

No digo más, y lo digo todo.

Delfos dijo...

Bueno, yo no creo que aquí haya solo ilusión metida, aunque de esta la hay y mucha. El tema interesante es que a parte de toda la ilusión, que hay también metida en muchos otros proyectos, aquí hay verdadera ingeniería del trabajo.

Así que adelante!

Por cierto, la portada cojonudísima, ganas tengo ya de ver las demás.

Jose Tellaetxe Isusi [AK-47] dijo...

Buenos días.

Concha ;) Siendo sincero, creo que las ampollas están saliendo porque además de buenos estamos resultando unos cachondos XDDDDDDDD

Alberto ;) Se lo cabo de comentar más arriba a Avatar, y mira que duele que estemos demostrando que saber trabajar en equipo... XDDDD

Delfos ;) Gracias por lo de la portada, y por mencionar lo de la ingeniería... Éste es un argumento cojonudo ;)

Un abrazote

Jose