sábado, 27 de noviembre de 2010

El temible burlón

El noble arte de nadar y guardar la ropa es demasiado antiguo como para dedicarle unas líneas con la intención de aportar algo nuevo. No ocurre lo mismo con el arte de respirar bajo el agua, tan noble y viejo como el otro, pero mucho menos trillado.

Ya lo hemos olvidado, seguro, pero este bullicio virtual en que no movemos a diario apenas existía hace un puñado de años. Yo agradezco el actual panorama, qué queréis que os diga, tanto que me he permitido asumir el papel de narrador de mis propias historias en unos cuantos lugares, pero lo cierto es que nuestro mundillo ha adolecido siempre de una lamentable carencia de cauces de comunicación, auténticamente solventes e independientes, que permitieran el natural trasvase de información entre aficionados y editoriales que ayuda en la actualidad a que otros sectores crezcan como la espuma de una cerveza bien servida. [Leer más]

2 comentarios:

Enterrador dijo...

Coincido contigo, Jose. El panorama es muy positivo, pero notoriamente frágil y delicado.
Pienso que todos los que estamos en este mundillo arrastramos "malos hábitos" que es difícil dejar de lado y superar.
Es muy recomendable hacer de vez en cuando un poco de análisis de nuestra propia situación (¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, jejejeje), y tener los pies en el suelo.
Al fin y al cabo, como dicen por ahí, se trata sólo de divertirse jugando....
Un abrazo.

AK-47 dijo...

Enterrador ;) Poco a poco los iremos superando a pesar del esfuerzo notable que vamos a tener que hacer :P

Y sí, hay que tener presente la diversión porque si no podemos perder muy rápido el terreno ganado ;)

Un abrazote

Jose