lunes, 16 de agosto de 2010

McNatt’s Ferrets


Me he puesto en paz conmigo mismo antes de tomar mi asiento en esta nave que parece una pequeña república libertaria de la que siempre me he sentido orgulloso. He sido el último en llegar.

Los que seguís los avatares de este blog con cierta asiduidad habréis notado que durante este fin de semana se ha actualizado cubriendo sus huecos desde junio con puntualidad anglosajona. No me lo toméis a mal, en Nürburgring acostumbro a hacer lo mismo y los numerosos aficionados al motor que lo leen jamás han dado muestras de querer hacerme un miserable reproche por ello. Al fin y al cabo es una simple cuestión de ser honesto con un mismo evitando en lo posible hacerse trampas, ¡con lo sencillo que sería!, en aquello de trasladar a la hora y fecha exactas las inquietudes que en su día surgieron y quedaron plasmadas sobre un folio o una sencilla servilleta por falta de medios o de ganas, que en esto de plasmar ideas tanto da.

¿No escribo un diario? ¿No es posible que me haya quedado sin lápiz o bolígrafo en el momento adecuado, decidiendo para un mejor momento el deseado pasado a limpio? ¿No se trataba de ser sincero? ¡Pues eso!

Y que conste que en la medida de lo posible lo he sido, aunque no tanto como habría querido, también es verdad, pues el inevitable paso del tiempo y las noticias que llegan o van, nos ofrece perspectivas nuevas que sin querer tienden a ser acopladas a lo que recordamos o creemos recordar. Para paliarlo ahí ha estado la parte de mi ser que sabe imaginar que desconoce, que ignora lo que la otra parte lleva asimilado desde hace rato, y ello me ha llevado a que habiendo menudencias reseñables haya preferido no meterme en ellas por no alterar el patio más de lo debido. Hoy por fin todo está en su sitio, y mañana será realmente mañana.

Los motores están rugiendo a nuestra espalda y bajos nuestros. La sala de máquinas me ha informado de que todo está en orden y a punto. El comandante y yo hemos pactado el rumbo, mientras el contramaestre apura con su gente que la carga no se desplace ni un milímetro, para que el vuelo sea lo más tranquilo posible, cosa que nunca se sabe a ciencia cierta pero en la que conviene creer porque de otra forma nadie en su sano jucio trataría de hacer despegar esta gigantesca chatarra.

Hoy, día de San Roque, patrón de Portugalete, mi pueblo natal, dos jornadas antes de mi quincuagésimoprimer cumpleaños, a las 21:59 horas, el carguero artillado McNatt’s Ferrets despega de su emplazamiento secreto en el asteroide C-071262 para poner proa hacia el sistema Brandy Mayor.

Sed buenos y deseadnos buena suerte. En el fondo sé que lo estábais esperando.

4 comentarios:

csm dijo...

Muchas felicidades por las "nosécuántas" primaveras XDD y mucha "mierda" (con perdón) en la aventura !
Besotes

AK-47 dijo...

Buenas noches.

Concha, brujilla, son 51 XDDDDDDD Y gracias por los deseos ;)

Un besote

Jose

Abe dijo...

Cuando salgamos a espacio abierto ordene avante toda y que se acomode la marinería porque la travesía será larga.

Ya lo decía Cavafis: lo que mola no es Ítaca, sino los lestrigones y los cíclopes.

AK-47 dijo...

Buenas tardes ;)

Abe ;) Y las sirenas de las que debemos huir, y de los dolores de cabeza de Poseidón XDDDDDDDDDDDD

Un abrazote

Jose