martes, 13 de abril de 2010

¡Hasta pronto, enanos!


Entre 1999 y 2000 tuve la suerte de participar en el proyecto de preescolar e infantil de la editorial Ibaizabal-Edelvives, en labores de diseño e ilustración. La expectativas originales eran muy atractivas, el margen de maniobra muy amplio, y el resultado, sin duda, bastante gratificante. 

Al parecer, establecimos bien los mimbres de aquella aventura en la que trabajé a las órdenes de los responsables editoriales Nekane Umerez y Sabin Gorrotxategi, pues el producto ha permanecido en el mercado casi 10 años (el anterior, en el cual también intervine, tuvo una vigencia de 6), lo que dice mucho de su capacidad para competir en un mundo, el de los libros o propuestas educativas, que es duro y difícil como pocos, pues la competencia es sencillamente brutal. 

Después de tan largo periodo de vida, obviamente tocaba ir dejando paso a nuevas alternativas y mis pequeños se acaban de jubilar del todo. Y de esto quería hablar hoy, porque las retiradas de los libros en los que he puesto algo de mí, por la terminación de su vida útil o por simple agotamiento comercial, suelen acarrear un cierto grado de melancolía inevitable que por fortuna no me ha asaltado esta vez. 

Ibaizabal se puso en contacto conmigo hace unos meses para brindarme la oportunidad de hacerme con algunos ejemplares de la obra en que participé. Éste es un derecho de los autores, recogido por la Ley de Propiedad Intelectual, que no siempre se respeta por parte del gremio editorial, y que he agradecido haciéndome con un representante de cada una de las cuatro propuestas finalmente publicadas en sus correspondientes y voluminosos maletines: Kili eta Kolo (2 años); Zala eta Parta (3 años); Txin eta Txan (4 años); y Plisti (5 años).

Ni os cuento lo que siento cuando los miro en el estudio y recuerdo las ocasiones en que a primeros de curso (posteriormente, este delicado material acostumbra a reposar en el interior de las aulas) los he visto por la calle en las pequeñas manos de algún chiquillo o chiquilla, cuando con sus padres iban camino de la escuela o la ikastola como quien lleva consigo un auténtico tesoro.

Creo sinceramente que es esto lo que al final de todo importa. Por encima de los sinsabores propios del trabajo, las prisas, los desencuentros, y otras zarandajas que afectan también a la actividad creativa para los más chiquitos, ver cómo tu esfuerzo se hace útil y sirve para lo que fue creado, es un pago mucho mayor que el recibido mediante los emolumentos. Y reconozco que hay que vivirlo para sentirlo en toda su intensidad, porque pienso que no hay nada en el mundo como la dichosa percepción de que con cuatro líneas y unas manchas de color, se ha contribuído a la definición de un futuro mejor que aquél pasado de donde venimos.

Por ésta y otras razones me ha gustado siempre implicarme en proyectos escolares, a pesar de  saber desde el principio que el tiempo terminará siempre por jubilar a mis enanos.

4 comentarios:

un abril encantado dijo...

Pues celebro esa fortuna de la que goza y disfruta tu corazón...emocinante entrada amigo,

Un beso, L.

AK-47 dijo...

Lourdes ;) ¡Forza! ¡Nos tienes a tu lado! ;) Y gracias XDDDDD

Un besazo

Jose

Cata dijo...

¿No te imaginabas lo que supone llegar a permanecer en miles de recuerdos? No te creo.

Siempre he tenido por "atrevida" costumbre considerar a tus enanos como si fueran también míos, supongo que eso es lo que conlleva verlos nacer y emanciparse después, como entes autónomos... Y he tenido la suerte de vivir su creación y desarrollo, y verlos luego en esas pequeñas manos, asiendo orgullosas las carteras de sus "asuntos personales". ¡Larga vida a los recuerdos imborrables!

PD.: No enseñes tus tesoros en la Tierra Media, Gollum podría interesarse...

AK-47 dijo...

Buenas tardes.

Cata ;) Haces bien en no creerme XDDDD Y qué quieres que te diga :P Desde luego que no seríamos nada sin esos recuerdos imborrables, tal vez por eso me parece tan entrañable saber que una parte de mi comprensión del mundo va a ayudar a que los chiquitajos de ahora vean el suyo con algo de mi «perspectiva» XDDDD

Un besote

Jose