domingo, 21 de febrero de 2010

Marte y yo


Lo admito, soy hombre de zodiaco, de esos que se dejan guiar por los astros. Como el diario que leo no publica ningún horóscopo porque considera que hacerlo es poco serio, aprovecho la toma de café matutina para mirar en otros periódicos que no hilan tan fino cómo se presenta el día para los Leo (nací en agosto), eligiendo la fortuna que mejor se ajuste a mi estado de ánimo y esperanzas; si no encuentro lo que necesito, cambio de signo como un político de chaqueta; y si ni por esas hallo lo que busco, me vuelvo un perfecto descreído y doy por zanjado el asunto.

Comento esta afición secreta que tengo, porque las lecturas astrológicas me están coincidiendo en advertir que los Leo navegamos a estas alturas bajo la influencia de Marte, y que esto es sumamente beneficioso pues nos aporta un plus de fuerza que para sí quisieran los Acuario, por poner un sencillo ejemplo que no trata de molestar a nadie; y el caso es que ha sido una semana bastante dura en todos los sentidos: mucho trabajo atrasado, mucho trabajo corriente, una temperatura muy baja en el estudio, dolores de cabeza por aspirar los vapores de la estufa de queroseno (¡Gorliz, cuánto te deseo!), el teléfono, el correo electrónico, etcétera, y juro por lo más sagrado que no he visto al dios de la guerra por ningún lado, menos arrimando su hombro al mío.

Como por desgracia no me parezco a Arturo Pérez Reverte ni en el signo zodiacal, El País Semanal le regala a él y no a mí un puñado de páginas para que hable de su úlltma aventura literaria, digo de Cádiz, de manera que el lector caiga en el ardid y la compre en cuanto la vea en las estanterías. Así las cosas, yo, como editor, ilustrador y escritor no demasiado reconocido, me lo tengo que hacer prácticamente todo, como Juan Palomo, y de tanto bregar resulta incluso lógico que ande por la vida tan cansado a pesar de los augurios de unos horóscopos que persisten en afirmar que podría comerme el mundo…

¡Ay el mundo!, ¡cuán grande es como para atreverse a darle siquiera un bocado!

Tampoco es que eche de menos a esa furia que los griegos llamaron Ares, porque para ser sincero tengo que decir que noto una presencia extraña que me levanta el ánimo hasta en los momentos más bajos, y pensándolo bien a lo mejor lo que siento es un Marte menor, atípico y adecuado a los nuevos tiempos, atibiado y ligero; menos grueso, enardecido y beligerante que antaño; más calmado y femenino, en una palabra; como con la lección bien aprendida, porque ante los grandes desafíos la mejor arma sigue siendo la paciencia, y nadie como él para saberlo.

Con vuestro permiso seguiré mirando lejos.

5 comentarios:

csm dijo...

¡ Qué bien escribes, Josetxu !
Pérez Reverte, como tantos otros/as, gozan del privilegio de esa campaña publicitaria gratuita con que los medios -afines- les regalan...(Porque, es un regalo ¿no?) Ayer era Juan Cruz, mañana será otro/a...
El otro día leía -acerca de un autor clásico- lo orgulloso que estaba de no publicar su obra más que cuando él así lo decidía y hasta el cuándo y el cómo y en qué cantidad. Llegaba a regalar, en mano, sus propios poemas a quien él creía digno de su lectura. ¿Utópico?, ¿romántico?... Seguro que Pérez reverte no tiene al lado a Marte, ni a Venus... ni falta que le hará , pero ¡qué triste que el arte sea tan descaradamente un "business" crematístico y ¡qué injusto que los escritores/cantantes/pintores/actores, etc...sólo se nos acerquen cuando quieren "colocarnos" algo calentito y rapidito.
Me "escuece" un poco ver que últimamente muchos artistas que se opusieron a los "poderes establecidos" hace apenas unos pocos años, estén ahora tan solícitos y asentados en estructuras como la SGAE o la Real Academia.

Por cierto, XDDDD, he leído en el horóscopo semanal que te conviene tomar calcio, bien a través de las verduras o bebiendo leche XDDD ¡Ah! y que tengas cuidado con las humedades XDDDD.
Me alegro que establezcas "conexiones sinápticas" con Marte, XDDDDD, aunque a tí, ni falta te hace tampoco, ... ya eres tú bastante "guerrero" XDDDD,
Un besote y Feliz semana zodiacal :-)

Avatar dijo...

Yo, cuanto más lejos miro, más contento me pongo ante lo que veo en el horizonte... Permite que me siente a tu lado para seguir mirando ;)

PiratF1 dijo...

Hola Jose ;)

Yo no he sido del zodíaco "convencional" sino que me inspiró más el chino peo eso de tener que esperar a tu año en lugar de a tu mes y ala conjunción de los guerreros del universo para aligerar el alma me toca un poco los pies. Me temo que voy tener que retomar las clases de yoga a ver si consigo mirar un poco más allá y me reencuentro mi mi yo entero, que la parte que me han dejado da guerra suficiente como para tener que poner gafas de lejos al alma para ver ese estupendo horizonte.
En fin que me voy a meditar un rato a ver si espanto el mal ya que lo de catar no es que me de mal si no es que, sencillamente, no se me da. ;-)

Un consejo compañero. En esta vida y por ganarme el pan me he tenido que fumar el equivalente a demasiados paquetes de tabaco en forma de vapores y humos de queroseno, sin ser fumador desde hace muchos años ya, si es que realmente lo fui alguna vez.
Josetxu, tira esa estufa a cascarla en cuanto puedas por favor.

Un abrazo.

Juan

Delfos dijo...

Si se me permite la beligerancia de puntuar, diré que soy ascendente Leo, pero mi signo es Capricornio, así que más que lo de mirar hacia el infinito lo que me va más es ir hacia él.

¡Un saludete!

AK-47 dijo...

No tengo perdón de Dios :P

Buenos y atrasados días a todos ;)

Concha ;) Lo que hacen los medios de comunicación promocionando a sus cuadras de autores no tiene por dónde agarrarlo. Al final parece que hay obligación de leer lo que nos dicen que leamos, y por ahí no hay que pasar, ¿no te parece? ¿Marte? ¿Y para qué necesito yo a Marte? XDDDDDDD

Avatar ;) Venga, te hago hueco XDDDDDD

Juan ;) Por suerte ya hemos terminado con el queroxeno, y Gorliz y su tibia temperatura ya están cerca :P

Delfos ;) Como decía aquél: ¡si hay que ir se va! XDDDDDDDDD Y bien mirado, el infinito es un bonito lugar hacia donde ir ;)

Un abrazote

Jose