jueves, 30 de julio de 2009

Deterring Democracy

Una de las cosas buenas que tiene ser ilustrador y escritor infantil (trabajo en el que invierto gran cantidad de horas) es que de vez en cuando te mandan a un colegio a que charles con los críos y les cuentes batallitas sobre la obra y milagros de los denominados autores. Lo pasas bomba, los niños y niñas son un caudal inagotable de ideas y para ser sincero debo decir que disfruto más entre chavales que conversando con adultos. [Leer más]

Artículo de opinión publicado en The Freak Times nº73, en la sección El Chupacabras, con fecha 4 de noviembre de 2002.

sábado, 25 de julio de 2009

La escalera de Jacob


No espero comprensión pues rara vez la he obtenido cuando he tomado alguna que otra decisión que pudo resultar inquietante o incomprensible. El silenco, el retiro, conllevan estas cosas, y lo cierto es que las sobrellevo como buenamente puedo.

Tratas de contar cómo se desarrollan tus asuntos, e inmediatamente hay quien se siente tentado de cerrarte la boca. Te callas, e inevitablemente surge alguien que cuestiona la pertinencia de tu actitud. Decides hablar bajito, en una esquina, alejado de miradas y voces inquisidoras o enemigas, y eres tú quien siente que deberías poder aullar que la vida sigue siendo tu aliada.

Quiero decir con todo esto que nos hemos puesto en marcha, aunque para que haya sido posible me he visto obligado a dar instrucciones al respecto de que todos los proyectos en curso se aparquen hasta nueva orden. Posiblemente, en otoño próximo, se desvele la razón por la cual el mundillo debería dejar de seguir afirmando que no existimos, aunque Ludotecnia siga sin sacar nada nuevo al mercado desde 2005; sin embargo, albergo la insana sensación de que así se rasguen los velos de todos los templos anunciando la buena nueva, seguira habiendo quien la ponga en cuestión o recurra a tender el consabido manto de silencio para ocultarla. Entended pues que ante tan pesimista visión del futuro, no me juegue ni un céntimo a que el grueso de la afición responda de manera diferente a como lo ha venido haciendo durante los últimos años.

Decía más arriba que no espero comprensión, y más abajo que tampoco aspiro a que cambie nada, y la cosa tiene su aquél porque estoy afirmando que no tengo ni puñetera idea de por qué he decidido tomar este camino. Supongo que necesitaba oler de nuevo a combustible y sudor; escuchar otra vez el viejo sonido de los rotores y las aspas sobre nuestras cabezas; sentir mi propia adrenalina inundándome el cuerpo… Bien mirada, ésta si que es una bonita muestra de amor y respeto al rol y a lo que nos ha dado, que nos lo ha dado, aunque como venimos haciendo desde hace mucho tiempo, también ganaremos unas perrillas, siquiera las suficientes como para pagarnos unos miserables cafés, y seguiremos diciéndoselo a quien quiera escucharlo porque para nosotros nunca ha sido una excusa.

Sea como fuere, la maquinaria está engrasada y lista para hacer lo que hemos hecho siempre: disfrutar como auténticos cosacos, porque si no se disfrutan, los retos siempre resultan un viaje al infierno sin posibilidad de vuelta, y de ésta salimos por donde hemos entrado, ¡al tiempo!

domingo, 12 de julio de 2009

Epiphany


Hay quien todavía cree que la vieja estación dejó de surcar los cielos para desintegrarse al acariciar la atmósfera de nuestro planeta, pero aún es posible verla si se mira con suficiente atención. Lo sé porque vivo en su interior.

El miércoles pasado, el impacto de un meteorito hacía recomendable variar la deriva en apenas un cuarto de grado. Ayer, sábado, las sacudidas fueron tan grandes que decidí cambiar la trayectoria por completo, abordando una nueva, extraña aún, pero ilusionante. How fortunate the man with none!

No me arrepiento.

sábado, 11 de julio de 2009

Wiesbaden


Ayer domingo había prometido comenzar a tomarme en serio el blog, pero no pudo ser. Ni volví a casa la noche del viernes, como tenía previsto, ni lo hice anteayer, ni ayer, por supuesto… Y si hay alguien al otro lado que se pregunta qué hago justificándome, le diré que nada, que sólo aplico lo que me ha recomendado un amigo que entiende de esto mucho más que yo, y que me dijo en su día que me lo tomara en plan tranquilo, con mucha paciencia y mucha fe. Si en lo de la paciencia debo admitir que ando flojo, por ausencia de fe no va a naufragar este proyecto. Tengo fe, mucha fe, quiero que quede claro.

Como iba diciendo. El caso es que durante la cena de Nochebuena surgió la idea de que nos trasladáramos todos a la casita de campo de Norbert y Laura, en las afueras de Wiesbaden, para pasar allí el fin de semana, y no encontré manera de quedarme en tierra, cosa que habría hecho de buena gana, porque llevo a las espaldas una buena dosis de cansancio y el cuerpo sólo me pide dormir.

Abandonamos Viena, en automóvil, al filo de la madrugada. Conmigo vinieron Gloria y Omar, un joven traductor francés, de origen egipcio, que había pasado su adolescencia en Libia, cuestión que nos permitió recordar el suceso de Sidra desde diferentes perspectivas, ya que yo lo había vivido en Túnez y él bajo las bombas.

La experiencia, en general, supuso un respiro gratificante, pues además de Libia tuvimos tiempo suficiente como para hablar de lo divino y humano hasta que llegamos a la capital de Hesse. Omar parece buena gente, de ese tipo de personas que amenazan con abrirse paso en tu vida sin que les hayas invitado, pero a la que más tarde agradeces su presencia. Gloria también disfrutó con su inteligente compañía.

El sábado nos comportamos como una banda de colegiales a los que se ha dado el día libre tras una dura semana en el internado. Comimos en el jardín, y a pesar del frío reinante, no lo abandonamos hasta que la oscuridad amenazó con devorarnos si no nos metíamos dentro. Tras la cena, sólo nuestro anfitrión, Inge, Omar y yo decidimos no ir a la cama, aunque tuvimos que ceder a la presión cuando el carillón marcaba las 3 de la madrugada —atrás quedaban nuestras largas reflexiones sobre la situación de Iraq y Oriente Medio, nuestras esperanzas de solución de ambos conflictos, y la prospección inacabada de sus causas—.

Ayer… simplemente fue diferente. A pesar de haberme despertado a primeras horas de la tarde, lo hice cansado, y con la sensación omnipresente de haber vuelto a soñar con la maldita ventana del otro día.


Texto de referencia para el entorno en que se desenvuelven Quidam y Equinocce, publicado en 2007.

sábado, 4 de julio de 2009

El olvido


En febrero fallecía un primo de Cata. Pacho tenía un blog donde hablaba de sus cosas y que contaba con multitud de seguidores, pero que resulta inencontrable ahora, porque el periódico digital donde estaba alojado decidió retirarlo.

La semana pasada, mientras paseaba mis huesos por La Rioja, anduve pensando en el afán desmedido que está mostrando el personal por enterrar las contribuciones de blogueros y participantes en listas y foros, bajo un largo y amargo manto de silencio, y también en lo sencillo que resulta convertir en nada lo que otrora fueron ilusiones por compartir ideas con ánimo de quedar para largo, porque la red de redes se nos había prometido como un lugar infinito y sin fecha de caducidad.

En fin. Como bien sabéis, aquí mismo he mostrado mi sorpresa ante la evidencia de que es imposible dar con viejos artículos o con comentarios sabrosos entre aficionados, porque Dragonmanía, Ociojoven, Inforol, The Freak Times, la vieja Enrolados, un montón de listas de correo alojadas en Yahoo, y sitios que ni me suenan, han pasado a la historia de la peor manera posible: sin dejar rastro.

Aunque puesto a ser mal pensado puedo llegar a la conclusión de que tanto entierro no puede ser fruto sólo de la casualidad, prefiero ponerme en lo mejor y dejar que sean razones como el cara sostenimiento de los portales o el infortunio, las que hayan originado esta situación. Ahora bien, lo de las listas en Yahoo no responde al perfil de este tipo de excusas, no soy tan lelo como para tragar tan barato, porque hay que borrarlas, es decir, tienes que comunicar al gigante que anulas la propuesta de conversación que creaste en su momento porque lo creíste conveniente.

¿Y por qué se ha actuado de esta forma? ¿Qué mal hacían? Ludotecnia mantiene abierta la lista que dedicó a ZuluGolf (inactiva desde hace muchos años), y yo mismo he hecho lo propio con la que puse en marcha antes de abordar mi blog Nürburgring. Creo que es una muestra de respeto, que se debe, ante el que puso su granito de arena en el sueño, y por supuesto también considero que bien está que exista un refugio de ideas y comentarios al que recurrir cuando te has quedado sin palabras o necesitas algo de refresco…

Por muchas vueltas que le doy al asunto, sigo sin atisbar a qué viene tanto empeño en fomentar el olvido.