sábado, 4 de julio de 2009

El olvido


En febrero fallecía un primo de Cata. Pacho tenía un blog donde hablaba de sus cosas y que contaba con multitud de seguidores, pero que resulta inencontrable ahora, porque el periódico digital donde estaba alojado decidió retirarlo.

La semana pasada, mientras paseaba mis huesos por La Rioja, anduve pensando en el afán desmedido que está mostrando el personal por enterrar las contribuciones de blogueros y participantes en listas y foros, bajo un largo y amargo manto de silencio, y también en lo sencillo que resulta convertir en nada lo que otrora fueron ilusiones por compartir ideas con ánimo de quedar para largo, porque la red de redes se nos había prometido como un lugar infinito y sin fecha de caducidad.

En fin. Como bien sabéis, aquí mismo he mostrado mi sorpresa ante la evidencia de que es imposible dar con viejos artículos o con comentarios sabrosos entre aficionados, porque Dragonmanía, Ociojoven, Inforol, The Freak Times, la vieja Enrolados, un montón de listas de correo alojadas en Yahoo, y sitios que ni me suenan, han pasado a la historia de la peor manera posible: sin dejar rastro.

Aunque puesto a ser mal pensado puedo llegar a la conclusión de que tanto entierro no puede ser fruto sólo de la casualidad, prefiero ponerme en lo mejor y dejar que sean razones como el cara sostenimiento de los portales o el infortunio, las que hayan originado esta situación. Ahora bien, lo de las listas en Yahoo no responde al perfil de este tipo de excusas, no soy tan lelo como para tragar tan barato, porque hay que borrarlas, es decir, tienes que comunicar al gigante que anulas la propuesta de conversación que creaste en su momento porque lo creíste conveniente.

¿Y por qué se ha actuado de esta forma? ¿Qué mal hacían? Ludotecnia mantiene abierta la lista que dedicó a ZuluGolf (inactiva desde hace muchos años), y yo mismo he hecho lo propio con la que puse en marcha antes de abordar mi blog Nürburgring. Creo que es una muestra de respeto, que se debe, ante el que puso su granito de arena en el sueño, y por supuesto también considero que bien está que exista un refugio de ideas y comentarios al que recurrir cuando te has quedado sin palabras o necesitas algo de refresco…

Por muchas vueltas que le doy al asunto, sigo sin atisbar a qué viene tanto empeño en fomentar el olvido.

No hay comentarios: