jueves, 18 de junio de 2009

Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho

En esto de hablar semanalmente, o diariamente, en las listas, sobre temas que nos envuelven, tocan o rozan, ocurre que a veces se da por entendido que te estás refiriendo exclusivamente a algo sin que hayas tenido intención de hacerlo. La situación se da cada cierto tiempo: un colistero le dice a otro que si quería decir tal o cual cosa lo podía haber dicho y haberse dejado de circunloquios —a mí me ha pasado ya algunas veces—. Luego vienen la explicaciones más o menos convincentes del otro (mías), las exculpaciones o la reafirmación de lo dicho, y toda la sustancia suele perderse en el batiburillo de la conversación. [Leer más]

Artículo de opinión publicado en The Freak Times nº72, en la sección El Chupacabras, con fecha 28 de octubre de 2002.