jueves, 9 de abril de 2009

Muriendo en el intento

Manda huevos que después de tanto trabajo, de haberte dejado las pestañas y las uñas de los dedos y sus yemas tecleando o dibujando, o maquetando; de haber dejado el descanso para mejor momento; cuando por fin tienes las narices y el valor de compartir lo que has hecho en tantas horas robadas al currelo, al sueño, a la familia, a la novia, al novio o incluso a los amigos; gastando lo que no tienes, hipotecando una parte de tu tiempo y de tu vida… que venga un hijo de su madre y con toda la naturalidad del mundo mande tu esfuerzo a la mierda o a paseo. No hay derecho. [Leer más]

Artículo de opinión publicado en The Freak Times nº63, con fecha 26 de agosto de 2002.

No hay comentarios: