domingo, 21 de septiembre de 2008

Nürburgring


Mi otro blog llevaba tiempo dando extrañas señales de vida: participantes respetuosos y afables, anónimos respetuosos y en muchos casos incluso amables, gente con ganas de charlar sin entrar al trapo por cualquier chuminada, con sentido del humor, y a la que no le importa lo más mínimo que yo no sepa expresarme…

Vamos, que la cosa me estaba pillando a contrapié, extrañándome por desacostumbrada, y a finales del mes pasado decidí meterle caña, comenzando a escribir casi a diario por ver si la cosa era real o fruto de mi imaginación.

De momento la experiencia va estupendamente. ¡Ya os contaré!