sábado, 14 de junio de 2008

¿Se entiende?


Convenientemente disfrazado de ser humano aparezco rodeado de niños y niñas en uno de mis habituales conciertos verbales, charlas o como queráis llamarlo. Es ésta una época del año en que acostumbro a repartir mi tiempo por colegios y librerías, contando a quien quiere escucharme, cómo escribo y cómo dibujo. Incluso me pagan por ello.

Además de dictadorzuelo de Ludotecnia, escribo, diseño y dibujo libros. Hubo un tiempo en que hice museos, con maquetas y dioramas, y trabajé también para la publicidad, elaborando eslóganes y textos, ilustrando anuncios.

También hago mis cosas para instituciones desde que en 1986 fundara mi primera empresa, pero básicamente siempre es lo mismo: escribir, diseñar y dibujar; escribir, diseñar y dibujar; escribir, diseñar y dibujar; eso y discutir los pormenores de mi actividad con clientes y editores de los llamados serios. Como quiera que también imparto charlas para adultos, participo en algún programa de radio cuando me llaman, he contribuido con mis conocimientos y labia a acercar el mundo de la ilustración, la piratería o del bacalao, en conferencias, he escrito multitud de artículos y llevo un blog que goza de cierto prestigio en el mundillo de la F1, me gustaría dejar claro que vivo de hacerme entender, de que se me comprenda, en una palabra, que disfruto llegando a la gente, y que a tenor de los resultados, todo indica que lo hago medianamente bien. Por ello me sorprende la dureza de mollera de alguno de mis interlocutores en foros o listas, que recurren siempre al inevitable «¡no te explicas!» para intentar rebatir mis argumentos.

No quiero parecer pesado, nada más lejos de mi ánimo, pero sí me gustaría aclarar que salvo en contadas ocasiones, me explico estupendamente, tanto que hasta un chaval de siete años alcanza a comprenderme, lo que me lleva a pensar en que tal vez el asunto de mi oscuridad de planteamientos en algunos debates se deba más a una predisposición negativa a entenderme que a una carencia que me impida ser conciso y claro.

¿Se entiende ahora?